MEMORIA SELECTIVA

NOVIEMBRE – DICIEMBRE 2020

Transitar por un sendero de recuerdos no es, a veces, tarea baladí.

Si además el recorrido ha sido largo, de más de dos décadas,  y cargado de vivencias, de olores y de gestos, el transitante  ha de andar con cien ojos para no sucumbir en la avalancha que se le viene a uno encima  a la hora de mirar

hacia atrás.

No queda otro remedio pues que hilar fino, descabezar sin piedad lo innecesario, seleccionar  y escoger de nuevo para quedarte con lo esencial del trayecto.

Así se plantea la exposición  Javier Seco en el espacio de la Galería Arrabal y Cía. Como una caminata  por su estancia  en la ciudad de Granada jalonada de objetos encontrados, pinturas, esculturas o instalaciones que propician un paseo  en conversación con los recuerdos escogidos por el autor.

Las piezas, muchas  de ellas inéditas, te hablan de su propia historia, de sus orígenes o usos ancestrales  y al tiempo de la nueva lectura que te proporcionan después de haber sido intervenidas. Así los objetos usuales, humildes, cotidianos en una época, cobran otra vida y comienzan a tejer nuevos argumentos.

Las obras claman por la consciencia, por el despertar, por los problemas medioambientales, la polaridad social, las desigualdades de género y el aislamiento progresivo del humano.

Susurran , hasta convertirse en grito, evidenciando los problemas acuciantes de nuestra sociedad y nuestro planeta para, según palabras del autor “..unirse a todas las voces  que ya resuenan imparables para conformar un gran clamor”.

Seco no te deja indiferente. Deja prendidos en tu cabeza y en tu corazón anzuelos de memoria que permanecen anclados tras abandonar la exposición. La aparente facilidad con la que resuelve alguna de sus creaciones producen en el espectador  una sensación ambivalente de poderlas ubicar en su universo y a la vez que se escapen de él. Los títulos de las obras acotan también el abanico de posibilidades de interpretación y son fundamentales en esta muestra.

Malcom Ventura. Noviembre 2020